Burnout™ Dominator

PS2
Fecha de lanzamiento: 23 Marzo 2007
Desarrollador: Criterion
Editor: EA

Presentación

Domina la pista

Burnout™ Dominator es una nueva entrega de la serie ganadora de varios premios Burnout, viene cargada de acción y acontecimientos mundiales que te dejarán con la boca abierta.

Lánzate a la carretera y compite en toda clase de situaciones. Quema rueda y no choques contra nada para hacer un Burnout en toda regla y alcanzar velocidades de vértigo. Encadena varios burnouts para obtener más puntos y ponerte a prueba en el nuevo circuito.

Sortea el tráfico en las pistas creadas para soportar todo tipo de carreras. Descubre y utiliza atajos, domina los desvíos y zigzaguea entre los coches para convertirte en el burner definitivo.

Además de poner al límite el sistema PS2, Burnout Dominator incluye los gráficos explosivos más impresionantes hasta el momento y modos multijugador con los que podrás enfrentarte a tus amigos, batir sus récords y tiempos de carrera y enviarlos a la carretera del olvido.

Con un montón de opciones para desbloquear y premios, con Burnout Dominator tus amigos y tú disfrutaréis del combate de coches más espectacular hasta el momento.

  • Domina un nuevo tour mundial: compite en pistas nuevas cada una diseñada para un estilo de conducción. Sortea el tráfico y abre carreteras urbanas e invade el carril contrario para huir del tráfico de las grandes ciudades.
  • Velocidad sin precedentes: conduce como un loco para sacarle todo el partido a tu coche. Pisa a fondo para hacer un Burnout y consigue una recarga inmediata. Encadena varios burnouts para tener la adrenalina a tope.
  • Atajos: busca los atajos en todas las pistas. Lanza un rival contra la barrera de entrada al atajo para abrirlo y ahorra unos valiosos segundos de tu tiempo.

Avance

Quemando asfalto

Prepárate para los castañazos más espectaculares con la llegada de Burnout: Dominator a nuestras PlayStation®2.

A estas alturas, todo el mundo conoce la legendaria serie de juegos Burnout. La receta es simple: mézclese una parte de acción desenfrenada al volante al estilo de Ridge Racer con otro tanto de temeridad y desprecio por la seguridad pública propias de Grand Theft Auto, agítese, y el resultado es... Burnout. ¿Suena divertido? Pues lo es.

Tour de force
Burnout: Dominator es el quinto título de la popular serie, e incluye un montón de nuevos recorridos, coches y desafíos, así como algunas características antiguas que vuelven por sus fueros. El modo para un solo jugador se centra en el Burnout World Tour, una serie de carreras en las que deberás conseguir determinados objetivos.

En Road Rage (locura al volante) tendrás que deshacerte de tantos rivales como puedas, mientras que Eliminator es una carrera en la que el coche que va en último lugar explotará transcurrido un tiempo determinado, y los desafíos Near Miss (esquivar por los pelos), Drift (derrapes) y Maniac exigirán que conduzcas como un auténtico poseso y te juegues el pellejo para reunir puntos y ganar medallas. Por supuesto, también hay carreras como las de toda la vida, en las que únicamente tendrás que llegar el primero, sin más historias. Aún así, siempre podrás aportar tu granito de arena para que los coches rivales se hagan añicos contra el tráfico que circula en sentido contrario o que se estrellen contra muros y demás elementos urbanísticos.

En Burnout, la meta es conducir lo más temerariamente posible. Enfilar tu coche hacia el tráfico que viene por el otro carril, cruzarte a lo bestia y tomar curvas cerradas con total desprecio hacia las leyes de la física, guiar tu vehículo cuando está en las últimas para estrellarlo contra tus rivales cual kamikaze dominguero... Todo este cúmulo de atrocidades viarias harán que ganes empuje, que podrás utilizar para aumentar drásticamente tu velocidad durante un breve periodo de tiempo. Si ganas empuje suficiente, las llamas del indicador pasarán de naranjas a azules, lo que significa que habrás ganado un empuje máximo. Si vacías la barra de una sola vez sin pegártela, completarás un Burnout y te embolsarás tus buenos puntos de bonificación. 

Reacción en cadena
Además, si conduces a lo loco mientras vas con el empuje activado, se encenderán flechas en el medidor de empuje y, cuando lleguen al máximo, este se recargará completamente. Esto es lo que se conoce como un Burnout en cadena, y puedes repetir el proceso indefinidamente hasta que choques (y chocarás, tenlo por seguro) para conseguir multiplicar tus puntos de bonificación hasta niveles absurdos.

Pero Burnout no sería el mismo si no incluyera su buena ración de acción para varios jugadores, que en Burnout: Dominator se traduce en los eventos Race, Road Rage, Maniac y Eliminator, disponibles para dos jugadores en pantalla dividida y hasta cuatro jugadores con un solo mando en el modo Party Play. El modo Road Rage se presta especialmente bien a la hora de jugar entre varios, ya que no hay nada como enfrentarte a un amigo y hacer que salte la pintura y las chispas, mientras intentáis echaros mutuamente de la carretera en un épico duelo por la primera posición.

El apartado visual del juego merece una mención especial. Burnout: Dominator tiene un aspecto increíble, con unos asombrosos efectos de iluminación, escenarios exóticos que te dejarán con la boca abierta y una alucinante sensación de velocidad que hará que se te pongan los pelos de punta cuando te lances entre el tráfico en sentido contrario a 300 kilómetros por hora. Por supuesto, cruzar la mediana y acabar convertido en una bola de fuego no es lo mismo sin un acompañamiento musical a la altura. Afortunadamente, Burnout Dominator tiene una banda sonora explosiva a más no poder que se ajusta como un guante a la frenética naturaleza del juego, e incluye estupendos temas de artistas como N.E.R.D, The Fratellis, Hot Hot Heat y Jane's Addiction.

Burnout: Dominator rebosa calidad por los cuatro costados, desde los fabulosos gráficos hasta la excelente banda sonora y, lo que es más importante, una gran jugabilidad que crea una auténtica sensación de rivalidad hacia los adversarios controlados por la IA. Eso sí: ni se te ocurra conducir así en la vida real.